Porque NOAH acumula la trazabilidad de cada uno de los lotes de producto, desde que entran al inventario hasta que son enviados a los clientes, recogiendo información detallada de todas las fases de mejora y control de la calidad, registrando parámetros como la germinación, el análisis de ADN, los marcadores moleculares y cualquier otro punto crítico del producto.